Fent camí – Haciendo camino

IMG-20150419-WA0063

Fa molts dies des de la meva última entrada… de fet fa moltes setmanes!
Portem una temporadeta complicada a casa, tant a nivell emocional com de logística, però bé, mica en mica ens hem d’adaptar a les noves situacions i tornar a  trobar la nostra rutina.
El que no s’atura és l’evolució del Pep, que cada dia ens sorprèn més i més.

Sóc de les que guardo les agendes passades (mira, manies…) i sovint miro que feia fa un any.
Per aquestes dates al 2014 estàvem immersos en les proves per veure si es podria implantar, i en tot el protocol preoperatori.
M’encanta la sensació que m’entra quan penso “Buf… qui m’havia de dir fa un any que estaríem així!”.

El primer que et passa pel cap quan et diuen que tens un fill amb sordesa, o com a mínim el que a mi se’m va passar, és “no podrà portar una vida normal”.
Això és el que em preocupava a mi fa un any; Sabré comunicar-me amb ell? Es comunicarà ell amb la resta? Farà amics? parlarà? Entendrà el que li diuen?… i molts altres interrogants.

Ara, amb gairebé un any de camí fet, encara tinc mil i un interrogants, però molts s’han anat solucionant per si sols.

Val a dir que no m’agrada “obligar” als bebés-nens a aprendre alguna cosa. Crec que ja tindran temps per aprendre… De fet el pensament de si ens estem passant amb el Pep, el tinc sempre rondant pel cap… però bé, aquesta preocupació es mereix una entrada a part.

El que us vull dir és que no estem obsessionats ni preocupats per si el Pep sap més o menys paraules diu més o menys coses, en el sentit de si és més o menys llest. No. El que ens preocupa és si el Pep porta una evolució correcta com a nen implantat que és, i la manera de saber-ho és veure si va adquirint uns determinats coneixements.

Estic 100% segura que si hagués tingut un fill oient, no portaria tant control de què entén i què no, o de quins sons sap emetre i quins no… Però suposo que és el normal en aquests casos.

Perquè us feu una idea de com està ara el Pep us diré que auditivament ja esta a un nivell similar al nostre, de fet crec que hi sent millor que jo, i el Jordi us ho corroborarà…
Gaudeix de la música, distingeix les cançons perfectament (ho sabem per la coreografia), es gira quan el crides al parc ple de nens i mares cridant (bé, això ho fa una de cada 10 vegades, però he fet un estudi i crec que no es per culpa de l’oïda… sinó perquè es fa el sord!).

A nivell de comprensió vam fer una llista de quantes paraules coneixia el Pep, és a dir, que si li demanes que te les senya-li en una foto sap que són. A data del 10 de març ens sortien 70 paraules. L’altre dia per curiositat vaig repassar la llista i ja me’n sortien més de 130!

A nivell d’emetre sons/paraules, més o menys va fent… hi ha sons que se li resisteixen, com la /i/, no hi ha manera, fa /m/. O la /s/, que bufa. Segons ens diu l’Eva és tot molt normal, i no cal capficar-s’hi (tot i que confesso que a vegades el bombardejo a “iiiiiiis”). D’uns dies cap aquí notem que va aclarint els sons per moments… quan volia teta abans em deia “beba”, i ara fa un “teta” clar i català!
El seu vocabulari bàsic és: papa, mama, iaio, iaia, pilota, teta, paloma, dóna’m, cargol… aquestes i alguna més són les que s’entenen. Però ell es pensa que ho diu tot bé, i et demana coses súper serio i s’enfada perquè no l’entenem!

Tot això ens ajuda a dissipar els dubtes inicials, sabem que ens entén perfectament, es relaciona perfectament amb els altres nens, parla, es comunica,…

I així estem…ara fem sessió de CREDA 4 dies a la setmana, i mirem de jugar molt a casa incloent cosetes de vocabulari, sempre sense agobiar-lo.

No sabem com anirà el futur, sabem que passarem moments complicats (adolescències, algun nen que li dirà alguna tonteria de l’implant…), però bé, no anticipem, gaudim el dia a dia. I quan vinguin els entrebancs, ens tindrà aquí sempre per ajudar-lo i acompanyar-lo.

Hace muchos días des de mi última entrada… ¡de hecho hace semanas! Llevamos una temporadita complicada en casa,  tanto a nivel emocional como de logística, pero bien, poco a poco nos hemos que adaptar a las nuevas situaciones y volver a encontrar nuestra rutina.
Lo que no se detiene es la evolución de Pep, que cada día nos sorprende más y más.

Soy de las que guardo las agendas pasadas (mira, manías,…) y a menudo miro lo que hacía hace un año.
Para éstas fechas en el 2014 estábamos inmersos en las pruebas para ver si se podía implantar, y en todo el protocolo pre operatorio. Me encanta la sensación que me entra cuando pienso “Buf… ¡quien me tenía que decir hace un año que estaríamos así!”.

Lo primero que te pasa por la cabeza cuando te dicen que tienes un hijo sordo, o como mínimo a mí se me pasó por la cabeza es “no podrá llevar una vida normal”.
Ésto es lo que me preocupaba a mi hace un año: ¿Sabré comunicarme con él? ¿Se comunicará el con el resto? ¿Hará amigos? ¿Hablará? ¿Entenderá lo que le digan?… y muchos otros interrogantes.

Ahora, con casi un año de camino recorrido, aún tengo mil y un interrogantes, pero muchos se han ido solucionando por si solos.

Pongo énfasis en que no me gusta “obligar” a los bebés-niños a prender alguna cosa a la fuerza, creo que ya tendrán tiempo de aprender… De hecho, el pensamiento de si nos estamos pasando con Pep, lo tengo siempre rondando por la cabeza… pero bien, esta preocupación se merece una entrada a parte.

Lo que os quiero decir es que no estamos obsesionados ni preocupados por si Pep sabe más o menos palabras, dice más o menos cosas, en el sentido de si es más o menos listo, no. Lo que nos preocupa es si Pep lleva una evolución correcta como niño implantado que es, y la manera de saberlo es viendo si va adquiriendo unos determinados conocimientos.

Estoy 100% segura que si hubiera tenido un hijo oyente, no llevaría tanto control de qué entiende y qué no, o de que sonidos sabe hacer y cuáles no… Pero supongo que esto es normal en estos casos.

Para que os hagáis una idea de cómo está Pep, os diré que auditivamente ya está a un nivel similar al nuestro, de hecho creo que oye mejor que yo, y Jordi os lo corroborará…Disfruta de la música, distingue canciones perfectamente (lo sabemos por la coreografía), se gira cuando lo llamas en un parque lleno de niños y madres gritando (bueno, esto lo hace una de cada diez veces, pero he hecho un estudio y creo que no es por culpa del oído… ¡Sinó porque se hace el sordo!).

A nivel de comprensión hicimos una lista de cuantas palabras conocía Pep, cosas que si le pides que te las señale en una foto sabe que son. Con fecha de 10 de marzo sabia 70 palabras. El otro día por curiosidad repasé la lista, ¡y ya me salían más de 130!

A nivel de emitir sonidos/palabras, yo creo que va bien… hay sonidos que se le resisten, como la /i/, no hay manera, hace /m/. O la /s/, que sopla. Según Eva es todo muy normal, y no hay que preocuparse más (aunque confieso que a veces lo bombardeo a “iiiiiiiiiiiis”). Hace unos días que notamos que se van aclarando los sonidos a marchas forzadas… antes cuando quería teta decía “beba”, y ahora hace un “teta” clarísimo. Su vocabulario básico es: papa, mama, yayo, yaya, “pilota”, teta, paloma, “dona’m” (dame), “cargol” (caracol)… éstas y alguna más son las que se entienden. Pero él se piensa que las dice todas bien, y te pide cosas muy serio y se enfada porque no lo entendemos.

Todo esto nos ayuda a resolver algunos de los interrogantes iniciales, sabemos que nos entiende perfectamente, se relaciona perfectamente con otros niños, habla, se comunica,…

Y así estamos… Ahora hacemos sesión de CREDA 4 días a la semana, y en casa jugamos mucho intentando incluir vocabulario sin agobiar.

No sabemos cómo irá el futuro. Sabemos que pasaremos momentos complicados (adolescencia, algún niño que le dirá alguna tontería del implante…), pero bueno, no anticipemos, disfrutemos el día a día. Y cuando vengan los contratiempos, nos tendrá siempre aquí para ayudarlo y acompañarlo.