Etapes passades – Etapas pasadas

IMG-20150521-WA0030

Tinc la sensació que aquesta serà una d’aquelles entrades escrites des de dins, i que potser puc crear una mica de debat, o ofendre algú, però com dic sempre, jo només escric la meva opinió, la qual és fruit de les experiències viscudes.

Us vull explicar una part una mica fosca per mi, de la que em costa parlar, i si ho faig de vegades és amb ràbia. Crec que em farà bé explicar-ho aquí.

Al principi de tota la història del Pep, encara no teníem clar el diagnòstic (si era sord profund o no), ni les causes, ni si existiria o no un tractament, ni si la sordesa vindria acompanyada d’altres coses (retard cognitiu, dèficit visual,…).
Els dubtes ens menjaven per dins, i tothom ens deia el mateix; “necessitem temps”, però nosaltres no teníem temps!

Hi ha un doctor que et “visita” sigui l’hora que sigui, els 365 dies l’any. La seva reputació és mundial. Parlo del Dr. Google. Em vaig obsessionar perdudament, tant que amb el Jordi vam acordar que no miraríem res a internet fins que els metges ens donessin més informació. Però jo no podia, m’amagava al lavabo o a on fos amb el mòbil i intentava buscar informació de tot arreu.
Amb aquest neguit de trobar “alguna cosa més”, vam anar a parar al que consideraríem medicina no convencional.

Amb aquest post no vull jutjar aquest tipus de teràpies, només vull relatar la nostra experiència.

Si en aquell moment em diuen que posant un all a l’orella del Pep recuperaria (o millor dit, tindria per primer cop, per què no es pot recuperar una cosa que no has tingut mai) l’audició, ho hagués fet sense pensar. Què podia perdre?

Amb la premisa “res a perdre, molt a guanyar”, ens vam embarcar en un seguit de teràpies i metodologies poc convencionals. Amb l’única esperança de trobar una solució pel Pep. L’únic que teníem clar, era que no deixaríem que li fessin cap procediment o prova invasiva.

Així, per mitjà de consells d’amics i familiars (sempre, sempre, donats amb el cor i amb tota la bona fe del món), retalls de diari, notícies a internet,… vam obrir tres vies més a part de la que ja teníem oberta a Sant Joan de Déu (parada durant bastant temps).

No donaré noms ni detalls dels llocs a on vam anar, només diré que eren un osteòpata, un quiropràctic, i un… aquest encara no sé com es deu auto definir.

Dic que ho recordo com una època fosca perquè va ser un puja i baixa de sentiments i emocions. El Jordi patia molt per mi, perquè no em fes il·lusions, i jo sempre li deia el mateix; ” si al final és lo pitjor, el pal me l’enduré igual, deixa’m que m’il·lusioni uns dies!”.

Puc afirmar que les teràpies no van funcionar si ens referim al tema oïda, tot i que crec fermament que van tenir un efecte positiu en la salut del Pep, ja que aquest no es va refredar ni un sol cop en tot l’hivern!

He donat moltes voltes a aquesta etapa i a aquests personatges (no dic personatge com a mot despectiu!). I les conclusions extretes són:

– No ens penedim gens del que vam fer. Crec que ho havíem de fer, de no fer-ho hagués tingut sempre el pensament de” i si…?”.

– No considero la medicina alternativa com a una mala pràctica. De fet segons per a què, hi confio més que en la medicina tradicional.

– No estic enfadada amb les tres figures a les que m’he referit. Només una mica amb l’osteòpata. A diferència dels altres dos, aquí si que ens van dir que podien “curar” al Pep, que havien vist casos iguals. Hi he pensat molt sovint, i no acabo d’entendre perquè ens va dir allò. Jo estava segura que ens mentia, perquè vaig remoure cel i terra buscant informació i no vaig trobar res, però em deixava portar. Potser va pensar que si nosaltres estàvem més receptius la cosa aniria millor… no sé…

El fet del fracàs, no va ser un disgust molt gran la veritat… Per nosaltres mateixos vam anar abandonant les diferent teràpies.
Al nosecomdirli només vam anar dos cops, de seguida vam veure que no anava amb nosaltres.
Al quiropràctic també vam deixar d’anar perquè era cansat i complicat anar-hi (3 cops a la setmana), i també vam veure que no anàvem enlloc…
I a l’osteòpata… bé, aquest potser era amb el que teníem més fe. Ens va dir que amb un número determinat de sessions aniria millorant, per tant vam fer les sessions que tocaven, fins que un dia ens va deixar anar:”els implants coclears funcionen molt bé, continuem amb les sessions i més endavant ja es trauran si cal…”. Ens vam quedar a quadres!

Des de el primer moment teníem clar que no endarreríem la cirurgia esperant alguna resposta, i així ho vam fer.

Com us dic les teràpies es van anar acabant pausadament, així que no vam tenir un dia de dir “Ostres, que això no va…”. No vam tenir cap depressió, ni ens vam quedar abatuts. Estàvem tant il·lusionats amb els implants!

Recordem tot aquest temps com una experiència més, com una part més del procés Pep, ni més ni menys. Tot i que com us deia al principi a vegades sento una mica de ràbia al recordar-ho. Però després em miro al Pep i se’m passa tot!

No m’agradaria ofendre ningú amb aquest post. Repeteixo que hi redacto la meva experiència, amb les sensacions que jo he experimentat.

 I reitero que sé que algun benefici han provocat en la salut del Pep (l’osteòpata i el quiropràctic), n’estic seguríssima!

Tengo la sensación de que esta será una de esas entradas escritas desde dentro, y que quizá pueda generar un poco de debate, u ofender a alguien, pero como siempre digo, yo escribo mi opinón, la cual es resultado de las experiencias vividas.

Os quiero explicar una parte un poco oscura para mí, de la que me cuesta hablar, y si lo hago a veces es con rabia. Creo que me irá bien explicarlo aquí.

Al principio de toda la historia de Pep, aún no teníamos claro el diagnóstico (si era sordo profundo o no), ni de las causas, ni de si existiría o no un tratamiento, ni si la sordera iría acompañada de otras cosas (retraso cognitivo, déficit visual,…). Las dudas nos comían por dentro, y todo el mundo nos decía lo mismo; “necesitamos tiempo”, pero nosotros no teníamos tiempo!

Hay un doctor que te “visita” sea la hora que sea, los 365 días. Su reputación es mundial, hablo del Dr. Google. Me obsesioné perdidamente, tanto que con Jordi acordamos que no miraríamos nada en internet hasta que los médicos nos dieran más información. Pero yo no podía, me escondía en el lavabo, o donde fuera, con el móvil e intentaba buscar información de todos sitios.
Con esta necesidad de encontrar “algo más”, fuimos a parar a lo que consideraríamos medicina no convencional.

Con este post no quiero juzgar este tipo de terapias, solo quiero relatar nuestra experiencia.

Si en ese momento me dicen que poniendo un ajo en la oreja a Pep, recuperaría (o mejor dicho, tendría por primera vez, ya que no se puede recuperar algo que nunca has tenido) la audición, lo habríamos hecho sin pensarlo. ¿Qué podíamos perder?

Con la premisa “nada que perder, mucho que ganar”, nos embarcamos en una serie de terapias y metodologías poco convencionales. Con la única esperanza de encontrar una solución para Pep. Lo único que teníamos claro, era que no dejaríamos que le hicieran ningún procedimiento o prueba invasiva.

Así, a través de consejos de familiares y amigos (siempre, siempre, dados con el corazón y con toda la buena fe del mundo), recortes de periódicos, notícías de internet,… abrimos tres vías más a parte de la que ya teníamos abierta en Sant Joan de Déu (parada durante bastante tiempo).

No daré nombres ni detalles de los sitios donde fuimos, solo diré que eran un osteópata, un quiropráctico, i un… este no sé cómo se debe autodefinir.

Digo que lo recuerdo como una época oscura porque fue un sube y baja de sentimientos y emociones. Jordi sufría mucho por mí, por que me hiciera ilusiones, y yo siempre le decía lo mismo; “si al final es lo peor, el palo me lo daré igualmente, deja que me ilusione unos días!”.

Puedo afirmar que las terapias no funcionaron si nos referimos al tema oído, aunque creo firmemente que tuvieron un efecto positivo en Pep, ¡ya que no se resfrió ni una sola vez en todo el invierno!

He dado muchas vueltas a esta etapa y a estos personajes (no digo “personajes” en modo despectivo). Y las conclusiones extraídas son:

– No nos arrepentimos de nada de lo que hicimos. Creo que lo teníamos que hacer, de no haberlo hecho hubiéramos tenido siempre el pensamiento del “¿y si….?”.

– No considero la medicina alternativa como una mala práctica. De hecho según para que, confió más en ella que en la medicina tradicional.

-No estoy enfadada con las tres figuras comentadas. Solo un poco con el osteópata. A diferencia de los otros dos él sí que nos dijo que podía “curar” a Pep, que había visto casos iguales. He pensado a menudo, y no acabo de entender por qué nos dijo aquello. Yo estaba segura que mentía, porque removí cielo y tierra buscando información y no encontré nada, pero me dejaba llevar. Quizá pensó que si nosotros estábamos receptivos la cosa iría mejor… no sé…

El hecho del fracaso no fue un disgusto muy grande la verdad… Por nosotros mismos fuimos abandonando las diferentes terapias.

Al nosecomollamarlo sólo fuimos dos veces, y rápido vimos que aquello no iba con nosotros.
Al quiropráctico también dejamos de ir porque era cansado y complicado ir (3 veces por semana), y también vimos que no nos llevaba a nada…
Y al osteópata… en él era en quien teníamos más fe. Nos dijo que con un número determinado de sesiones iría mejorando, por eso hicimos las sesiones que tocaban, hasta que un día de golpe nos suelta “los implantes cocleares funcionan muy bien, continuaremos con las sesiones y más adelante ya los quitaran si hace falta…”. ¡Nos quedamos a cuadros!

Desde el primer momento teníamos claro que no aplazaríamos la cirugía esperando alguna respuesta, y así lo hicimos.

Como os digo las terapias se fueron acabando pausadamente, así que no hubo un día en que dijéramos “Ostras, esto no va…”. No tuvimos ninguna depresión, ni nos quedamos hundidos. ¡Estábamos tan ilusionados con los implantes!

Recordamos todo éste tiempo como una experiencia más, cómo una parte más del proceso Pep, ni más ni menos. Aunque como os decía al principio a veces siento rabia al recordarlo. ¡Pero después miro a Pep y se me pasa todo!

No me gustaría ofender a nadie con este post. Repito que redacto mi experiencia, y las sensaciones experimentadas.

Y reitero que sé que algún beneficio han provocado en la salud de Pep (osteópata y quiropráctico), ¡estoy segurísima!

Anuncis

One thought on “Etapes passades – Etapas pasadas

  1. Te entiendo tanto, tanto, tanto… No sabes cuánto. También me informé sobre terapias alternativas, sobre vacunas y sus efectos, sobre alimentación y dietas no convencionales. Estaba dispuesta a probarlo todo. Mi instinto, probablemente, las fue desechando todas. Supongo que el asistir a una asociación de niños sordos con implantes y audífonos y ver y comprobar sus resultados, me ayudó. También porque ninguno de los especialistas alternativos a los que consulté, me dijo nunca que podría curar a mi hijo. Sí tuvimos mucha fisioterapia, que le vino genial, y el transcurrir del tiempo, y la maduración suya y nuestra. Un todo. Te entiendo mucho, muchísimo. No hay día que, al coger sus implantes y prepararlos por la mañana para ponérselos, no los mire con profunda admiración y respeto. Me gusta mucho leerte, seguir tu proceso, tan parecido al nuestro. Gracias por compartir tu experiencia.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s