A dormir!

Fins fa uns dies tant el Jordi com jo ens pensàvem que teníem el tema sordesa mig paït.

Crec que aquestes coses mai es superen del tot. Nosaltres diem que és com una pedra petitona a la sabata, no t’impedeix caminar, però de tant en tant et recorda que està allà. Però les últimes setmanes s’ha convertit en un còdol gegant!

Com sabeu fa una mica més de quatre mesos que tenim la Joana, la germana del Pep, amb nosaltres.
Al Pep li està costant adaptar-se a la nova situació, a tots ens està costant, és normal. Però a ell especialment.

Com a pares d’un nen especial (no m’acaba d’agradar aquesta definició… tots els nens son especials pels seus pares!), sempre hem estat pendents de no sobreprotegir-lo, de deixar que s’espavilés sol.
Ara que ja parla i entén moltes coses, el fem molt conscient de la seva diferència respecte als altres nens. Ell sap que és sord, i que necessita els implants per sentir. I deixem que sigui ell qui ho expliqui quan algú pregunta.

Amb això us vull fer veure que ens hem esforçat molt per no crear un petit dictador.

Tot i així ens hem de posar en situació… El Pep va ser el nostre primer fill, va ser el primer net per tots els avis, el primer nebot pels tiets… el primer tot. I a sobre… sord! O sigui que ha estat (i és) inevitable, alegrar-nos més del que ho faríem amb un nen oient, amb el seu primer papa, quan sent música al súper i es posa a ballar… i de moltes altres coses.

Per tot això (i per què és un nen de 4 anys acabats de fer, no ho oblidem), el Pep esta actuant com un rei destronat.

A la seva germana l’estima amb bogeria, no para de fer-li petons i abraçades (massa efusivament a vegades…), al cole es veu que està encantador, amb els avis igual, però a casa amb el seu pare i amb mi… ho deixa anar tot!

I el pitjor son les nits.

El Pep mai ha dormit una nit seguida. Sempre es despertava 1 o 2 cops. Des de que va néixer la Joana va començar a despertar-se 4 i 5 cops cada nit…

És en aquests moments quan el pes de la sordesa ens cau a sobre. El Pep es lleva a la nit, sense implant, no ens sent ni es sent a ell. Crida “mamaaaaaa”, “papaaaaaaaaaaaaaa”, “tinc seeeeeet” o “tinc pipiiiiiiiii”. Si intentes que baixi el to de veu s’enfada, i encara crida més… Amb tot això normalment ja tenim la Joana desperta, ja estem tots desperts.

És difícil de gestionar, perquè el Pep ni et sent ni et veu en aquells moments.

Solucions que ens proposen:

  • Poseu-li els implants i us sentirà. El Pep no vol ni veure els implants a mitja nit. Jo ho comparo a que ens posin la televisió a tope a mitja nit…
  • Enceneu el llum i us llegirà els llavis. La veritat que això de la lectura labial és una cosa que hem de potenciar, perquè al ser tant auditiu, cada cop ho fa menys. Però de totes maneres no vol llum tampoc, s’enfada, es desvetlla i després encara costa més tornar-lo a dormir.
  • Què fem?

Doncs de moment ho anem trampejant com podem… Cada nit és diferent, per això ens costa tenir un pla d’acció.

També val a dir que cada dia és una mica millor… I que estic segura que encara que el Pep fos oient, no seria fàcil de gestionar.

Aquestes situacions ens fan veure que la sordesa del Pep és el nostre taló d’Aquil·les.
En situacions normal la mantenim a ratlla, no la molestem i ella no ens molesta. Però quan pel motiu que sigui baixes la guàrdia…. Plam! Ja la tens a l’aguait per venir a fer-se gran!

Però no patiu, unes quantes hores de son continuada ho arreglen tot… el problema és que no sé quan les tindrem!! 😉


Hasta hace unos días, tanto Jordi como yo nos pensábamos que teníamos el tema sordera medio digerido.

Creo que estas cosas nunca se superan del todo. Nosotros decimos que es como una piedra pequeña en el zapato, no te impide andar, pero de vez en cuando te recuerda que está allí. Aunque las últimas semanas se ha convertido en una piedra gigante!

Como sabéis, hace un poco más de cuatro meses que tenemos a Joana, la hermana pequeña de Pep, con nosotros.
A Pep le está costando adaptarse a la nueva situación, a todos nos está costando, es normal. Pero a él especialmente.

Como padres de un niño especial (no me acaba de gustar esta definición… todos los niños son especiales para sus padres!), siempre estamos pendientes de no sobreprotegerlo, de dejar que espabilara solo.
Ahora que habla y entiende muchas cosas, le hacemos muy consciente de su diferencia respecto a los otros niños. Él sabe que es sordo, y que necesita los implantes para oír. Y dejamos que sea él quien lo explique cuando le preguntan.

Con todo esto os quiero hacer ver que nos hemos esforzado para no crear un pequeño dictador.

Aun así, nos hemos de poner en situación,… Pep fue nuestro primer hijo, fue el primer nieto para los abuelos, el primer sobrino para sus tíos,… el primer todo. Y encima sordo! O sea que ha sido (y es) inevitable, alegrarnos más de lo que lo haríamos con un niño oyente con su primer papa, cuando oye música en el súper y se pone a bailar…. y de muchas otras cosas.

Por todo esto (y porqué es un niño de 4 años recién cumplidos, no lo olvidemos), Pep está actuando como un rey destronado.

A su hermana la quiere con locura, no para de darle besitos y abrazarla (a veces demasiado afectuosamente…), en el cole se ve que esta encantador, con los abuelos igual, pero en casa con su padre y conmigo… ¡lo deja ir todo!

Y lo peor son las noches.

Pep nunca ha dormido del tirón. Siempre se despertaba 1 o 2 veces. Des de que nació Joana empezó a despertarse 4 y 5 veces cada noche…

Es en esos despertares cuando el peso de su sordera nos cae encima. Pep se levanta de noche, sin implante, no nos oye ni se oye a el. Chilla “mamaaaaaaaaaaaaaa”, “papaaaaaaaaaaaaaaa”, “tinc seeeeeeed”, “tinc pipiiiiiiiiiiiii”. Si intentas hacerle alguna señal (tocándolo) para que baje el tono, se enfada y chilla aun más… Con todo esto normalmente ya tenemos a Joana despierta, ya estamos todos despiertos.

Es difícil de gestionar, porqué Pep ni te oye ni te ve en esos momentos.

Soluciones que nos proponen:

  • Ponerle los implantes y os oirá. Pep no quiere ni ver los implantes en medio de la noche. Yo lo comparo a que te pongan la TV a tope en mitad de la noche.
  • Encender la luz y nos leerá lo labios. La verdad es que lo de la lectura labial es una cosa que hemos de potenciar, porque al ser tan auditivo, cada vez lo hace menos.
    Pero de todas maneras tampoco quiere luz, se enfada, se despeja y después aún cuesta más de volverlo a dormir.
  • ¿Qué hacemos?

Pues de momento lo vamos trampeando como podemos… Cada noche es diferente, por eso nos cuesta tener un plan de acción.

También diré que cada día es un poco mejor… y que estoy segura que aunque Pep fuera oyente, no sería fácil de gestionar.

Estas situaciones nos hacen ver que la sordera de Pep es nuestro talón de Aquiles.
En situaciones normales la mantenemos a raya, no la molestamos ni nos molesta. pero cuando por el motivo que sea bajas la guardia… ¡Pam! ¡Ya la tienes ahí para venir a hacerse grande!

Pero no os preocupéis, unas pocas horas de sueño seguidas lo arreglan todo… ¡el problema es que no sé cuando las tendremos! 😉

Anuncis

One thought on “A dormir!

  1. Nuestra experiencia es muy parecida, nuestro hijo tampoco hace la noche del tirón y cuando se despierta también grita muchísimo para llamarnos. Pero con la edad, va entendiendo y mejorando. Ahora nos llama en un tono más bajo y lo hace siempre con un ‘por favor’ y así, se le disculpa todo.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s